3.02 Eres lo que irradias

19 octubre 2014.

Aunque sigo luchando por ser una estrella algunas veces suelo caer en cursilerías e ilusiones sobre amores platónicos por ejemplo Benjamín, es un niño que me gusta justo porque es todo lo contrario a lo que me gustaría porque parece mayor a su edad pero tiene carisma y es muy buena onda conmigo, lo malo es que cuando besé a Daniel #3 él estaba ahí y eso jode mucho las cosas.


11 noviembre 2014

Siempre me preguntan cómo le hago para tener un diario, cómo puedo tener la voluntad o ganas de escribir diario… pues no, no escribo diario, a veces puedo durar un mes sin escribir pero cuando mi bolígrafo y el papel se juntan, sale todo lo que no he dicho o escrito, cuando escribo todos los días es porque generalmente los demonios andan sueltos en mi cabeza y necesito controlarlos dejando fluir todo, es algo que a veces necesito hacer para poder respirar y dormir bien por las noches.


Justo ahora es momento de escribir todo lo que pasó este último mes:


Número 1. Benjamín dejó de gustarme, quizá porque sólo puedo hablar con él cuando los dos estamos tomando alcohol y eso no me gusta, sería bueno que pudiera hablar con él sin tomar una gota de tequila y que él pudiera hacer lo mismo.


Número 2. Lo de mi gastritis ojalá hubiera escuchado a mi tío cuando dijo que debía comer bien “no comas tanto picante y come mejor”, hace dos semanas me enfermé de sinusitis y los medicamentos eran tan fuertes que me dio gastritis, lo bueno fue que adelgacé por comer sano obviamente lo malo fue mi dolor de estomago que no me dejó dormir dos noches.

A la semana de sentirme mejor comencé a comer hamburguesas diario (Y AQUÍ AMIGOS FUE DONDE COMENCÉ A VALER VERGA POR MIS MALOS HÁBITOS ALIMENTICIOS).


Número 3. También sigo hablando con Alex y aunque pensé que no me importaba de una manera romántica cuando me dijo que el amor de su vida es su novia sentí horrible una sensación de que alguien me hubiera dado puñetazo tras puñetazo en la boca del estómago (seguro todos me entienden, entre unas ganas de llorar y repetir una y otra vez que no te importa, pero si lo hace).


Número 4. Hace un año conocí en un taller cultural a un niño al que llamaremos Scott (porque Maru decía que ese niño se parecía a Scott de Teen Wolf) lo vi de nuevo caminando por la calle  y me invitó a subir a la azotea de unos depas a ver las luces de la ciudad, el día que lo conocí me contó tantas cosas sobre su vida:


-¿Inspiro confianza?- pregunté.

-Tu qué crees, en dos horas te conté cosas que no le había contado a nadie.

Esta vez él sabía que yo tenía algo dentro de mí y tenía que sacarlo, fue mi turno de contar todo tipo de cosas, sobre como me sentía, sobre todo lo que pasaba últimamente en vida, como había cambiado en un año, como sentía que una parte de mí se estaba muriendo, eso me dañaba de formas distintas a lo que yo había vivido (ahora sólo creo que estaba evolucionando, madurando… como le quieran decir).


Número 5. Conocí al famoso “Señor Lego”(a él le diremos así porque parece un juguete lego, cuadradito y sin chiste) pero este Señor Lego es uno de los que me enseñó que no puedo confiar en los hombres, tenía a su novia desde la secundaria pero cuando tomaba tres cubas se le olvidaba y le tiraba el rollo a todas las niñas.


Lo conocí en una fiesta en la casa de Julieta y le dijo:

-Me enamoré- mientras me miraba. (ridículo)


Al día siguiente fuimos a tomar a la cochera de Pilar y después salimos a la calle porque habían fiestas en tres diferentes casas, así que si nos gustaba alguna nos quedábamos y si no pues íbamos a la siguiente, nos sentamos afuera de una casa cuando el señor Lego me empezó a hacer la plática, él me hacía preguntas como el lugar de donde soy, la música que me gusta, qué estudiaba.

-¿Te gusta la banda?- dijo Lego con sorpresa -Porque no tienes cara de alguien que le guste la banda.

-Quizá me visto como una persona que le gusta la música alternativa pero en realidad yo escucho de todo, hasta narcocorridos- dije.

Pilar nos miraba incomoda pues a ella le gustaba por lo que me alejé. También conocí al Señor Raúl que es uno de esos agrónomos que son culeros con las niñas pero buena onda con las que consideran sus amigas:

-Trataré mal a las mujeres pero no puedo hablar mal de ellas, pero ¿quién eres tú? Nunca te había visto.

-Estás tan borracho que soy producto de tu imaginación.

-Ni que estuvieras tan buena- nos partimos de risa- mentira tú me caes bien porque no te da pena decir que te gusta la banda y los corridos.


LECCIÓN 11: Eres lo que irradias y la gente lo nota.


Como cuando Scott me vió y supo que estaba triste o cuando el señor Lego y Raúl notaron mi autenticidad y les agradó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s