0.05 Mi mermelada

Antes de leer este blog tienes que leer

0.04 Mi amigo

 

Empezare por decir que el nombre de este post obviamente causará que este niño lea este blog, pero bueno en algún momento alguno de los hombres de los que escribo tenían que leerlos.

 

En la preparatoria me tuve que separ de mi grupo de 20 personas de la secundaria y realmente los extrañaba muchísimo porque ellos hacían mis días, en mi salón le tocó a dos de mis amigas pero a los demás los seguía viendo en los recreos y hubo un paseo de integración de toda la prepa.

 

Este paseo es clave en esta historia porque ese día yo estaba muy enojada, me dio insolación por lo que me dolía horrible la cabeza, entonces ahí escucho a este niño dos años mayor que yo, con una matraca gritando con toda su capacidad y sólo le grite:

 

-Ya cállate.

 

A este tipo le importó un cacahuate y seguía molestando a mi amiga Samantha porque ella le gustaba, creo que me levanté para quitarle la matraca porque mi cabeza estaba explotándome y lo empecé a seguir.

 

Después de ese día este sujeto que llamaremos Antonio me comenzó a hablar por Facebook, sin mi dolor de cabeza parecía una persona agradable así que comenzó a ir conmigo a platicar en los recesos, me acompañaba a mi casa caminando. Poco tiempo pasó para que me pidiera ser su novia y poco les hablo de 3 semanas para el 23 de Septiembre yo ya era su novia.

 

Me lo pidió un día que él tenía entrenamiento por lo cual no me podía acompañar a mi casa, pero ese día mis amigas hicieron que tomáramos otra ruta por un parque y él estaba ahí esperándome con un ramo de rosas y yo sabía que lo iba a hacer creo que una de mis amigas me lo dijo toda emocionada.

 

Derrochábamos miel y mi amiga Renata nos empezó a decir mermeladas y ese fue nuestro apodo de hecho le regalé una tortuguita que se llamaba mermelada.

1680472

Los recreos estábamos juntos, me acompañaba a mi casa cuando podía y a veces nos veíamos por las tardes, un día de Feria encontré a unos amigos y se emperró porque los saludé muy contenta, camino a mi casa se enojó y me dijo que si tanto quería a mis amigos porque ellos no eran mis novios, yo sin pensar dije:

 

-Porque a ellos los quiero y a ti te amo – cuando se me salió el “te amo” fue como ¿qué dije?

-¿Qué dijiste?

-Nada, que te quiero mucho.

-¿Claus dijiste eso? ¿segura?

-Bueno ya lo escuchaste, jamás pensé que yo lo diría primero.

– Yo ya te lo había dicho como dos veces pero no te diste cuenta porque eres muy distraída.

 

Me encantaba su perfume, sus besos, todo… Él me seguía el juego en mis cosas infantiles y eso me encantaba además de que era bien cursi como yo pero creo que eso fue mucho, un día empezó a hablar de cómo sería cuando él entrara en la universidad y después cuando fuéramos más grandes, eso me abrumó y un día mi subconsiente decidió auto sabotearme y comencé a ser grosera con él.

 

Un día le dije que mientras él iba a estar en la universidad yo tendría otro novio, entonces él me dijo que iba a ver a su ex que se llama:

Amor

(lo siento su nombre no lo cambié porque es bien mamón que alguien le ponga “amor” a su hija)

 

Como a mí las ex novias me enojan le dije que se fuera muy lejos que yo ya no lo quería, me intenté meter a mi casa y él me detuvo.

 

-Perdóname, Perdóname…- dijo mientras los ojos se le ponían llorosos.

 

*No estoy mintiendo, mi mamá está de testigo, incluso me regañó y me dijo que no hiciera llorar a mi novio.

 

 

Después de eso las cosas fueron en decadencia, me abrumaba el hecho de que todos lo días estuviéramos juntos cuando obviamente él y yo teníamos otras cosas que hacer pero aún así me encantaba estar con él, era muy complicada amigos.

 

 

Otro aspecto súper importante que comentar sobre mi mermelada es que tenía un serio problema con uno de mis mejores amigos, resulta que cuando íbamos en la secundaria se pelearon por una morra, Antonio fue a buscar a mi amigo Gerardo a su escuela y se dijeron de palabras hasta que Gerardo le dio un golpe, salió su director y lo suspendió, después de eso lo expulsaron y Gerardo perdió un año escolar.

 

Un día en exámenes Gerardo llegó a mi prepa y corrí a abrazarlo, se saludaron:

 

-Cuídala cabrón – dijo mi mejor amigo mientras le daba un fuerte apretón.

-Claro- dijo Antonio.

 

Me dio mucha risa porque mi entonces novio era una persona súper orgullosa y mamona.

 

¿Y cómo terminó esto? Pues … eso lo contaré en el próximo blog.

 

Aquí les dejo la playlist que me recuerda a él:

 

 

2 comentarios sobre “0.05 Mi mermelada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s