1. Esos lindos ojos verdes

La gran idea surgió, besarme a un niño por cada carrera. Y así empezó una de las mejores anécdotas de mi vida. Besa a tantos como puedas, deja que te rompan el corazón, date en la madre y vuelve a levantarte, quizá hay un amor verdadero o quizá no, pero mientras lo bailado ni quien te lo quita.

0.05 Mermelada parte II

Debo decir que quizá fue el noviazgo que más disfrute porque ambos éramos unos empalagosos que se la pasaban juntos y dándose besos (a mí me encantan los besos) pero eso no era todo lo que forma una relación, aunque él era muy buen novio yo necesitaba algo más y no quería quedarme estancada a los 16 años.